Lo que esconde el método Estivill

Hoy me incorporo a las reivindicaciones por el día Mundial por el sueño feliz, que por segundo año se da a conocer a través de las redes sociales y blogs. Yo quiero poner mi humilde granito de arena y es que en nuestra casa este hombre en su día fue poco menos que un Dios. Hoy no hablare de las consecuencias que tiene para nuestros hijos esta clase de métodos, ni de lo bueno que es en cambio el colecho, ni de que hay otras formas de conseguir que nuestros hijos duerman mejor sin hacerles sufrir. Tampoco hablare sobre como este hombre nos miente descaradamente, y escribe libros absurdos y inmorales… No lo haré, porque hay información muy útil en la web y lo que yo pudiera aporta no llegaría ni a la suela del zapato.

Hoy hablare de lo que realmente significa aplicar Estivill, de lo que esconde el hecho de aceptar como valida esta forma de tratar a nuestros hijos. Y lo haré desde mi experiencia… Desde nuestras heridas…

El apego. Creo que es una buena forma de empezar este tema. El apego cuando aplicas Estivill NO EXISTE. No puede existir. Si hay una relación de apego entre el bebe y su madre, el método no se llevara a cabo sean cuales sean las inseguridades que nos llevaron a intentarlo.  La sociedad te empuja a no implicarte emocionalmente con tus hijos. O si, te anima a implicarte, pero sin pasarnos, no vayamos a criar un hijo de esos que no puede separarse de los madres. O peor aun, no vayamos a ser como esas madres que no son capaces de separarse de sus hijos. Mejor acostumbrarlo a estar lejos de ti, si nunca le permites necesitarte, nunca lo hará. Si nunca te permites necesitarle, nunca lo harás. Y a veces, cuando has vivido tras una coraza casi toda tu vida, esa idea, la de no implicarte demasiado emocionalmente, puede parecer, inconscientemente incluso, muy atractiva. Y es que aceptar y superar lo antiguo es realmente importante para enfrentarte al reto mas duro de nuestras vidas. La maternidad. No quiero que esto parezca una excusa. Aplicar este método es cruel. Es MUY cruel. Es vergonzoso. Es penoso. Es simplemente INACEPTABLE. El problema esta cuando tu no lo consideras cruel. Ahí empieza nuestra historia.
Yo a mi hija mayor le aplique el método. Y puedo decirlo, yo no sentí ninguna clase de apego hacia mi hija y solo lo empece a sentir tras el nacimiento de mi segunda princesa. Imagino que es duro leerlo, mas mucho mas duro es escribirlo. Y mucho mas duro fue aceptarlo. Aceptar que mi hija no tuvo una primera infancia cerca de mi, que no me tuvo cuando me necesito. Y es que al final es tan simple… Ella me necesitaba y yo le falle. Y no solo en ese aspecto. En ese momento no entiendes porque te critican, porque no aceptan que son tus hijos y intentas hacer lo mejor para ellos. Te sientes atacado por esta clase de argumentos, simplemente porque no los comprendes. Si yo no sufro al ver llorar a mis hijos, porque van a sufrir los demás al ver llorar a los suyos. Vaya, si sufro. En el libro dicen que yo sufro mas que mi hijo, que lo paso peor…  me río por no llorar… Yo sufrí, soy humana. Soy una persona que llora cuando los demás lloran. Y llore cuando mi hija lloró. Pero mi sufrimiento es banal al lado del de mi hija. Ella lloraba dolor, incomprensión, tristeza… Ella no tenia mas opciones que aceptar mi decisión, por mucho que la hiciera sufrir.

Creo que es muy difícil comprender que puede empujar a otras personas a tomar ciertas decisiones cuando te parecen tan absurdas. Como comprender algo que nunca has sentido. Como comprender que yo nunca lo sentí, pero que existe. Los temas de crianza son sumamente complicados y son tantos los factores implicados que pueden cambiar el resultado final…

Al final solo hay una ecuación: empatía. El primer trabajo de unos padres es aprender a empatizar. Entender lo que nuestro hijo necesita e intentar cubrir sus necesidades. Dejarnos llevar, dejarnos sentir, permitirnos amar incondicionalmente, como nuestros hijos nos aman a nosotros. Sin reservas, sin condiciones.

Creo que si hay una palabra que describa lo que yo sentía con mi hija mayor es “contención”. Nada era fluido, nada era natural. Yo marcaba el paso, yo decidía según mis propias necesidades y estado de animo. El nacimiento de mi segunda hija rompió esa presa y todo broto sin control. Eso duele, os lo prometo. Duele esa cantidad de sentimientos y emociones sin control. Duele mirar atrás. Significa aceptar los errores, aceptar nuestros fallos y lo mas importante, pedir perdón por ellos. Significa aprender a escuchar a tus hijos y también a tu voz interior. Significa llorar lagrimas de amargura por la magia perdida, por esa intimidad. Significa llorar por haberle robado a mi hija una parte tan importante de su nacimiento. Su madre, entera y suya. Eso ya nunca lo tendrá…

Podemos arreglarlo? Podemos borrar ese dolor? O siempre nos acompañara? Yo creo que no se puede. El primer año de vida marca tanto a una persona… Siempre llevara en su maleta mis errores. Siempre llevara en su corazón una herida.

Como siempre, solo hay una opción. Pedir perdón, una y mil veces por los errores cometidos. Mirarla a los ojos y decirle que estábamos equivocados, que ella es una niña fuerte, dulce, poderosa, amable, generosa, soñadora, y tantas cosas mas. Que ella se merecía lo mejor, y no se lo dimos. Toca sanar las heridas de todos, toca ser sinceros con ella y con nosotros mismos. Toca agachar la cabeza y gritar que si, estábamos equivocados. Toca esforzarse por cambiar lo que no nos gusta de nosotros y no esconderlo en un cajón. Toca replantearse la vida misma, nuestra infancia, todas y cada una de nuestras manías, costumbres y decisiones. Toca buscar ayuda si nosotros o nuestros hijos la necesitan. Toca dejar de ser un YO para ser un NOSOTROS. Toca dejar de quitar importancia a lo que la tiene, y dejar de dársela a lo que no nos afecta. Toca ser críticos, ser duros con nosotros mismos, toca empezar una cruzada con los errores que inconscientemente repetimos de nuestros padres. Toca esforzarse cada día. Vale la pena? Sin duda… A mi me queda mucho camino por recorrer, mucho que mejorar, pero sin duda mi familia ha ganado con todos y cada uno de los pasos que hemos dado.

El nacimiento de mi tercer hijo me abrió una puerta cerrada. Ahora entiendo tantas cosas… Entiendo que mi hijo y yo somos uno mismo, que sera el quien poco a poco me ira dejando, quien decidirá sus pasos cuando se sienta capaz y seguro para llevarlos a cabo. Ahora entiendo que es la seguridad, ahora entiendo que es acompañarlos en su camino. Ahora me resulta tan fácil entender en que falle… Y a la vez me resulta tan incomprensible…

Espero que esto ayude a alguien que este en proceso de cambio, que sepa que nunca es tarde para cambiar ni pedir perdón. Que nunca es tarde para echarse atrás, que ni con 10 meses, ni 1 año, ni 2 ni 5 se es demasiado mayor para ponerlo a dormir con nosotros si creemos que nos equivocamos, aunque duerma bien, aunque le veáis feliz. Si vuestro corazón os lo pide, hacedle caso. No dudéis que se irán, y es muy posible que entonces si lloréis vosotros mas que ellos.

Y ya solo me queda pedir disculpas a mi hija, de nuevo. Porque quiso enseñarme a ser mama y no la deje. Porque me amo incondicionalmente desde el primer día y no supe ver lo precioso de ese acto tan puro. Porque cada día me demuestra la gran persona que es, lo dulce, generosa, amable y empatica que es. Porque supo perdonarme, porque no perdió la fe en mi, aunque le di mil motivos.

Le doy las gracias porque gracias a ella soy quien soy. Gracias por abrirme los ojos cuando me equivoco, por decirme cuando hago las cosas mal, cuando tomo malas decisiones. Por abrazarme cuando estoy triste y permitirme que la abrace cuando es ella la que lo pasa mal.

GRACIES MARTA… 415099_4620895405073_1540143364_o (1)

Anuncios

9 thoughts on “Lo que esconde el método Estivill

  1. Me has hecho llorar. Yo no apliqué el método Estivill pero también cometí muchos errores con mi hijo mayor, trato de no culparme. Qué difícil es desaprender todos esos prejuicios que hemos aprendido y empezar a hacer las cosas que nos dicta el corazón sin importarnos lo que nos digan los demás. Pero lo hemos hecho, lo has hecho. Y eso vale mucho, y esa lección que le estás dando a tu hija la valorará para toda su vida. Que podemos equivocarnos, que podemos cambiar, que podemos cuestionar lo aprendido.

    Me gusta

    1. Lisa, gracias por tu comentario. La verdad es que es un trabajo que dura toda la vida, un trabajo muy difícil, una lucha constante. Pero bueno, supongo que nunca es tarde para reconocer los errores y avanzar hacia el bienestar de nuestros hijos. Un abrazo!

      Me gusta

  2. Hola buenos días.
    Tengo que decir que no estoy totalmente te de acuerdo en lo que escribe esta mujer.
    Yo no leí el libro entero y tengo que decir que lo hice a mi manera. Cierto es que se te parte el alma de escucharla llorar, pero en mi caso duro poco y si alguna vez llora de madrugada la cómo de su cuerpo y la meto en mi cama. Lo que no puede ser es gracias a ese apego que se tiene a los hijos dejes de descansar ,de tener vida con tu pareja y que a la larga estas tan agotada que le fallas de algún modo a tu bebé. Yo este método lo empece a utilizar a los 8 meses cuando ya llevaba 3 meses trabajando estaba consumida. 8 horas de trabajo más la casa y las noches.. perdí 20 k en ese tiempo.. que clase de calidad de vida tenia to y mi familia?.
    Yo simplemente enseñe a dormir sola a mi hija, ya sea en cama o cuna. Jamás la deje llorar hasta reventar y si se despertó en mitad de la noche si e ido a ver que sucedía.
    Por otra parte conozco gente que mantiene a los niños en si cama hasta después de empezar el colé. Mis dos sobrinas una con 17 años ha dormido con sus padres hasta los 12 y la otra con 5 no es capa de dormir si no la tiene en brazos. Me quiere dice alguien ahora como quitar esa costumbre? Costumbre que han creando los padres y que ahora no saben quitar.

    Le gusta a 1 persona

    1. Hola! Gracias por tu comentario, eso lo primero.
      No se si te refieres a mi cuando dices “lo que escribe esta mujer”, o si querias decir que no estabas de acuerdo con todo el metodo.
      En todo caso, en ningún caso este post va de juzgar a quien lo hace, ni el como lo hace ni el porqué. Nadie deberia juzgar a otras familias, menos yo que también lo he hecho.
      En esto del dormir no hay solo dos opciones, colecho o metodo Estivill. Hay familias que has descartado el colecho y han conseguido que sus hijos duerman en su habitación de forma respetuosa. Como lo hiciste y el porque, solo te incumben a ti, y solo tu misma debes juzgarte (siendo constructiva y no destructiva, la culpa es un mal ayudante) para aprender de tus pasos. Vaya, que hablo en general, cada cual somos responsables de lo que hacemos, y los juicios externos no hacen mas que reafirmarnos.
      Te mando un saludo!

      Me gusta

    2. Sobre tus sobrinas, si a sus padres no les molesta, porque deberia molestarte a ti? Si es el caso que si les molesta, deberán buscar un camino donde todos se sientan respetados. Debatir y pactar es muy importante. Pero ten seguro que los hijos no duermen con sus padres siempre, hagamos lo que hagamos, bien o mal, un dia se irán, y querrán dormir solos.

      Me gusta

      1. Si que les a traído problemas sobretodo en su relación como pareja. A mi desde luego no me molesta. Pero no creo que sea mala madre o le este negando acercamiento a mis hijos por ponerlos a dormir en la habitación de alado. De echo me han preguntando como lo hice y a decir verdad es una cosa que se debe hacer entre todos. De todos cada uno adapta o hace las cosas según mejor les venga. Yo utilicé parte de este método y seguramente vuelva hacerlo. Porque trabajo fuera en casa y tengo pareja y una hija y debo cuidar a todos por igual

        Le gusta a 1 persona

      2. Las parejas se separan, con hijos y sin ellos. Discuten, con hijos y sin ellos. Tienen problemas, con hijos y sin ellos. Cuando las parejas que no duermen con sus hijos tienen problemas, es la vida, el trabajo, el estrés, las cargas. Cuando los tiene una pareja que cosecha con sus hijos, la culpa irremediablemente va atada a los pequeños. Da que pensar.
        Y por supuesto, yo no te conozco, pero imagino que no eres mala madre, por eso te informarte y decidiste. Yo no comparto tu decisión, pero eso no significa que te considere mala madre.

        Me gusta

      3. Y perdona si en algún momento te ha ofendido el comentario. No era para nada mi intención. Esta claro que cada uno da o elige lo que cree mejor para sus bebes. Pero hay aveces que precisamente por el cansancio y tu estado emocional te pierdes cosas cosas importantes. También tengo que decir que por comodidad más que por cariño y apego mucha gente crea malas costumbres que luego se quiere erradicar de golpe y obvio que no se puede

        Le gusta a 1 persona

    3. Para nada me ofendiste, siento que haya parecido eso. Esta claro que tomemos el camino que tomemos, debemos ser consecuentes y entender que todo tiene su proceso. Un abrazo y muchas gracias por leer y tomarte tu tiempo en dejarme un comentario, lo valoro mucho!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s