Premiar a los “mejores” alumnos

color-445324_640

Hoy leía esta entrada, “Competir atenta contra el aprendizaje”: Alfie Kohn experto en educación donde habla de los peligros de la competitividad tanto en los niños, como en la sociedad. Recuerdo de pequeña que sentía que cuando estaba en “la liga” de los que sacaban buenas notas, merecía la pena intentarlo, conseguir aprobar y estar en esa liguilla. En cambio recuerdo una época en la que los estudios me iban fatal y me rendí, dejé de hacer todo lo relacionado con los estudios, dejé de hacer deberes, dejé de mirar los libros, garabateaba en ellos mientras el profesor daba su monologo. Dejé de ser objetivamente competitiva en relación a los demás, entonces para que intentarlo? Me he pasado la vida oyendo dos cosas. Por un lado es malo ser competitivo en los juegos. Siempre lo he sido, y es algo que he mejorado en mi edad adulta. Recuerdo que cuando perdía sentía tal frustración y desesperación que me ponía  a llorar. Todos me decían que eso no debía ser así, que era malo enfadarse por perder, que lo importante es jugar y divertirse, y bla bla bla. Pero por el otro lado veía que los estudios son una carrera donde unos ganas a cuesta de otros. No se valoraba el esfuerzo, ni el interés, no había ningún tipo de atención individualizada. Los que no se subían al carro, se rendían y pasaban a ser a menudo alumnos que faltaban a clase, sin interés en nada que pudiera decir el profesor. El les daba por perdidos y ellos se daban por perdidos. A medida que pasaban los años venían menos a clase hasta que un día ya no vinieron mas. Un dia yo misma pase a ser una de esas que se dio por perdida. Y entonces llegó esa frase “no todos sirven para estudiar” y a otra cosa mariposa.

Bueno, pongo fin a mi paja mental. Voy al asunto. Hace una semana y poco mas la maestra de mi hija mediana con la que teníamos mucha afinidad y visiones similares (aunque dentro de una escuela publica convencional, hay que tragar con muchísimas cosas) se tomó la baja porque va a tener un bebé. A la ilusión que sentí por ella, se sumo el miedo por mi hija. Isona es una niña especial, como todos los niños, pero ademas es muy emocional. Es 100% pasión, no tiene grises, o es blanco o negro, es puro sentimiento. Esta maestra la entendió y acompaño en su camino y eso no es tan fácil de encontrar y le estoy muy agradecida.
Ahora mi hija que nunca había querido hacer deberes y a la que yo nunca obligué, me viene diciendo que es del equipo azul y que va a hacer los deberes porque eso suma puntos y que el equipo que mas puntos saque tendrá un huevo de chocolate y una bolsa de chuches a final del trimestres. Me paro, respiro y pienso. Me repito la frase “si en casa tiene buenos ideales, eso es lo que se quedara, si en casa no nos obsesionamos con las notas, eso es lo que importa”. Mi hija mayor silenció mis pensamientos al decir que a ella no le parecía bien, que los premios deberían ser para todos los niños o para ninguno. Que era muy injusto porque no todos los niños son iguales. Me sentí orgullosa de ella, de que sea capaz de ver mas allá. Desde entonces he hablado de esto con Isona mientras espero al trimestre nuevo para tener una reunión con el profesor. Le he expresado mi opinión al respecto, sin juzgar al profesor ni desacreditarlo ya que para ella es una persona de referencia y para mi es muy importante que sepa diferenciar lo que hace una persona de la persona en si misma, ya que aparte de este “juego” parece un hombre cercano, simpático y atento con sus alumnos y eso es algo a tener muy en cuenta.

Se que esto hace que el curso de primero de primaria de mi hija puramente emocional se convierta en una carrera para ver quien llega antes donde el profesor quiere. No donde ellos quieren, no donde ellos deben llegar. No escuchándose, no respetándose, sino yendo a piñón, a saco a conseguir los objetivos que hay establecidos. Los que lleguen se sentirán felices, llenos, correrán a sus padres a explicarles que fueron los “mejores” sin saber realmente que eso ha cambiado su vida y su percepción del mundo y de los demás. Y los que no lo consigan,  se sentirán fracasados. Incluso aunque el profesor les diga que no pasa nada, incluso aunque les de un premio a todos, a pesar de eso el mal ya estará hecho, ya sabrán que es la competitividad a la temprana edad de 7 años. Ya sabrán que la vida es una carrera y “gana” el que llega antes, y los hay que no llegan nunca. Ya sabrán que esta sociedad no valora a las personas por lo que son, por sus cosas buenas, por sus aptitudes. Sino que las valora por donde llegan, como mas alto llegas mas y mejor eres. Creerán que así debe ser la vida, una tabla de números donde nos catalogan por lo que hemos conseguido, por donde hemos llegado.

Es la segunda vez que escribo sobre algo relacionado con la educación y es la segunda vez que siento una impotencia enorme. Impotencia por no poder decir basta, hasta aquí hemos llegado. Impotencia por dejar en manos de otros la futura felicidad de mis hijos. Impotencia por desear tener suerte con el maestro cada vez que hay un cambio, como si la educación de mis hijos fuera una lotería. Impotente porque algo tan importante como esto este en manos de políticos. Impotente porque siento que una vez te has subido a este carro, nunca puedes bajar del todo. Impotente porque el mundo no es como me gustaría que fuera. Impotente porque mis hijos deben vivir y aprender a ser felices en el.


Si te ha gustado esta entrada:

  1.  ¡Suscribe-te a mi blog! (arriba a la derecha)
  2. Sígueme en FACEBOOK!
  3. Deja un comentario.
  4. Comparte con tus amigos, familia, tribu, pareja o con quien quieras!
  5. Gracias por leerme 🙂
Anuncios

2 thoughts on “Premiar a los “mejores” alumnos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s