Diferenciar porteo seguro de porteo correcto

Portear es una practica maravillosa que nos aporta mil cosas positivas, tanto al bebé, como a los padres (o abuelos, tíos, hermanos…) así como a la relación que se establece. Y es que un portabebé es una herramienta que permite que nuestro bebé crezca tranquilo cerca de nosotros, a la vez que nos da manos libres para tener una vida mas activa.

Hace unos días escribí sobre Porteo seguro. En este post en cambio, voy a diferenciar dos cosas. Por un lado está el porteo seguro, el que va a hacer que nuestro bebé no corra ningún peligro. Y por otro lado el porteo correcto, el que va a hacer que nuestro bebé vaya en una posición óptima según su desarrollo y que el porteador vaya de la mejor forma posible.

Muy a menudo estos dos conceptos se mezclan, y eso confunde a las familias que son recién llegadas en este campo.

¿Porque creo que hay que separar estos dos puntos?

Fácil. Quiero que las familias tengan totalmente claro cuales son las medidas de seguridad para que sus hijos no corran peligro. Quiero que sepan que hay que corregir inmediatamente y que se puede perdonar si tenemos prisa, o nuestro peque se duerme y no queremos despertarle. Si pongo en el mismo saco las vías respiratorias y la posición en M, pueden entender dos cosas. O que una mala posición puede ser tan peligrosa como que no puedan respirar correctamente, o al revés, que las vías respiratorias no son tan importantes y que ya le iremos cogiendo el truco.

Porteo seguro

A veces, incluso los porteadores mas experimentados, hacemos malos nudos o nos ponemos la mochila torcida o otras mil cosas. A veces tenemos prisa, o estamos desconcentrados, o el peque  no colabora… Pueden haber muchas razones por las que porteemos mal. Pero una mala posición no es igual a porteo inseguro. Nos deberíamos preguntar si el bebé puede sufrir algún daño por ir así, daño ahora, si se puede caer, golpearse o tener falta de aire. Si no es el caso, estamos practicando porteo seguro. Este es el primer paso a la hora de portear, primero porteo seguro, y después, porteo correcto.

Porteo correcto

Es el porteo correcto el que debería centrarse en, si tanto el bebe como el porteador, van de la mejor forma posible. Si hemos descartado los riesgos nombrados anteriormente (posibilidad de golpe, caída o asfixia), el bebé va seguro. Ahora deberíamos centrarnos en vigilar si el porteo es óptimo, si respeta las necesidades de nuestro bebé según su nivel de desarrollo. Y las necesidades del porteador. Ahora deberíamos observar la posición de la cadera del bebé, en la altura a la que va, en el ajuste. Esta parte es mas negociable, aquí debemos tirar mas del acierto-error, porque es normal que no nos pongamos la bandolera (por poner un ejemplo) perfectamente la primera vez. Yo siempre que asesoro a alguien les digo lo mismo. Primero les enseño como se pone correctamente y les digo que es normal que la próxima vez, solos en casa, no quede así. Porque están en practicas, aprendiendo. Que las primeras veces solemos hacerlo peor, y a medida que practicamos mejoramos mucho.

La excepción

Cuando el bebé se mantiene sentado, un mal ajuste no tiene mayor problema mas que la incomodidad. No me entendáis mal, no significa que debamos portear mal porque no pasa nada. Realmente si hay consecuencias del mal porteo, dolores de espalda, de hombros y de cadera, bebés incómodos que no quieren ser porteados… Pero no es una cuestión de seguridad. En cambio, cuando el bebé no tiene control cefálico, una mala posición y un mal ajuste puede acabar con un bebé en riesgo. Lo que pasa es que un bebé que no se mantiene sentado, se hunde con el portabebé. A medida que el portabebé cede, el bebé a cada paso baja, y puede acabar haciéndose una bolita y siendo peligroso por la falta de aire. Por eso cuando hablamos de bebés pequeños hay que comprobar constantemente su entrada de aire, su posición y vigilar que no se hunda. Y buscar el error, donde debemos ajustar mas para que le aporte la sujeción necesaria para que no se hunda.

Casos especiales

Hay casos en los que, debido a las necesidades del porteador o del bebé, si es mas importante practicar un porteo óptimo desde el principio. Son casos como mamas con el suelo pélvico debilitado, bebés prematuros o con necesidades especiales. En estos casos es aún mas importante buscar ayuda de una asesora que pueda explicarnos que es lo mas adecuado y como usarlo de la mejor forma posible.

¡Feliz porteo!


Si te ha gustado esta entrada:

  1.  ¡Suscribe-te a mi blog! (arriba a la derecha)
  2. Sígueme en FACEBOOK!
  3. Deja un comentario.
  4. Comparte con tus amigos, familia, tribu, pareja o con quien quieras!
  5. Gracias por leerme 🙂

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s