Esas pobres suegras

statue-572169_1280

Que difícil es restaurar la paz en nuestras casas cuando tenemos hijos. Que difícil entender nuestro rol y llevarlo a cabo, sobretodo cuando estamos rodeados de personas ajenas a nuestro núcleo familiar (nosotros y nuestros hijos). Y que difícil nos resulta que el resto del mundo no sepa que necesitamos, con lo lógico que nos parece. Que duro cuando los roles de distintos miembros entran en conflicto con la llegada de un pequeño.

Yo hoy voy a hablar de las suegras. En este mundo tan maternal, tan nuestro, de mujeres y para mujeres, las pobres suegras cobran por todos lados. Hemos crecido con la visión de la suegra como ser cansino y entrometido, que disfruta acechando a la mamá reciente,  con sus presagios de mal tiempo y contándonos historias de miedo sobre lo que pasará si no hacemos lo que nos dice.

Y si, hay suegras así. Pero no solo suegras. Hay madres así, padres así, amigos así, tíos así, bisabuelas así, médicos así, profesores así. No es algo exclusivo de las pobres suegras opinar.

Creo que cuando se trata de suegras, entramos en conflicto con nosotras mismas. Sobretodo cuando no hay una relación sana, sino obligada por ser la madre de nuestra pareja. Y cada pequeño comentario que hace la buena mujer, lo recibimos como un ataque a nuestra forma de criar. Las suegras son maléficas, sigas la crianza que sigas. Así que no es algo exclusivo de criar con apego. No solo nos pone de los nervios que nos digan que demos un biberón, también que dar el pecho es genial. No solo nos pone de los nervios que nos digan que dejemos al bebé en la cuna, también que nos digan que lo cojamos.

Y si, lo ideal seria que la gente no opinara. Que nos acompañara, que nos escuchara y diera consuelo y soporte. Que escuchara antes de hablar. Pero lo ideal no es lo real. La gente opina, las madres, si, nuestras madres, muy a menudo nos han dicho frases durísimas, que se nos han quedado grabadas, pero son nuestras madres, las queremos a pesar de ello. Las suegras en cambio, cualquier pequeño comentario, se convierte en una ofensa imperdonable.

He visto a suegras que quieren ayudar, que se les nota que no quieren interferir, sino aportar algo bueno, sin juicios, ni prejuicios, a fin de cuentas es su nieto y quieren también lo mejor para el, recibir respuestas muy muy cortantes. He visto a suegras dolidas por esa separación que sienten tanto de sus hijos como de sus nietos, por culpa de una mala relación con su nuera. He visto suegras callar por no saber como afrontar un tema, por miedo a que eso la haga sentir mal o juzgada.

Y yo no puedo evitar preguntarme, que delito tan grande han cometido esta suegras, que criaron en la mayoría de los casos con mucho amor a la persona con la que compartimos la vida. De forma distinta, si. Con sus sombras, al igual que nosotras.  Pero con amor al fin y al cabo.

Pienso en esas mamás que solo tienen hijos varones, y que muy probablemente si no hacemos algo para cambiarlo, dentro de unos años se convertirán en “la suegra”. En la maléfica. En la que todo lo juzga. Siempre creemos que eso no nos pasará a nosotros, verdad? Pero que vamos a hacer para que no pase?

Lo primero es enseñar a nuestros hijos a cambiar esta relación de base. No, las suegras no son malas, no son el enemigo. Dejemos de enseñarles a nuestros hijos eso. Que si, que ya se que no decimos nada al niño sobre su abuela. Pero los niños captan estas cosas, incluso aunque nunca las digamos en voz alta. No es cuestión de disfrazar el sentimiento, sino de trabajarlo para mejorarlo.

Es imprescindible dejar de sentirnos juzgadas. Informarnos, y saber porque hacemos las cosas y tomarnos las cosas con mas calma.

¿Significa eso reír todas las gracias a las suegras? Pues no, ni a la suegras ni a nadie. Callar, callar, callar y asentir, agota. Nos anula. Hacemos las cosas por algo, y negarlas, para mi, es una mala formula.

Y es aquí donde entra en juego la asertividad.

La asertividad es algo que no nos han enseñado, así que es normal que al principio nos cueste. Además cuesta encontrar a gente asertiva, por lo que no es algo que sea fácil imitar o aprender por observación. Pero es algo que aprendemos con la práctica, intentándolo, equivocándonos y aprendiendo de nuestros errores.

Quien mejor que las suegras, las madres de nuestras parejas y abuelas de nuestros hijos para practicar esta técnica y así mejorar nuestra relación con ellas.

Que no, no os odian.

No creen que les hayáis robado a sus hijos.

No creen que seáis malas madres.

Estamos llenas de prejuicios que nos nublan los ojos a la realidad. Os animo a quitaros esa venda, y escuchar lo que dicen y no lo que creemos oir. Las frases no siempre vienen cargadas de doble sentido, no siempre hay algo oculto.

Creo sinceramente que trabajando la relación con nuestra suegra, ganamos calidad de vida para todos, incluidas nosotras mismas.


  1. Sigueme en FACEBOOK!
  2. Deja un comentario.
  3. Comparte con tus amigos, familia, tribu, pareja o con quien quieras!
  4. Gracias por leerme 🙂
Anuncios

9 thoughts on “Esas pobres suegras

  1. Tienes toda la razón lo que pasa es que… “como una madre nada”.. y muchas veces tendemos a comparar actuaciones…es complicado dependiendo de el tipo de suegra que te haya tocado. Lo mejor es ser un poco flexible. Algún día nosotras también seremos suegras…

    Le gusta a 1 persona

  2. Yo también te doy la razón. Es verdad que muchas veces las madres son “peor” pero son nuestras madres, y las suegras pues… no son nuestras. Me ha hecho reflexionar tu post, intentaré tomarme las cosas de otra manera. Y pensar que ella también ha sido madre y ha criao’ al hombre con el que convivo 😉 ¡Un abrazo!

    Le gusta a 1 persona

  3. pobres sogres! jo també ho penso! m’ha encantat llegir-te, comparteixo amb tu cadascuna de les coses que dius. jo sóc mare d’un nen i de vegades penso que seré la sogra, per això intento que la meva sigui simplemen l’ÀVIA. Perquè jo recordo com m’estimava a les meves àvies… amb bogeria a les dues!
    una abraçada! m’agrada molt tot el que escrius!

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s