Elegir el primer fular tejido

El otro dia me preguntaron como elegir el primer fular tejido, que había que tener en cuenta. Quien acaba de llegar o lleva tiempo pero es ahora cuando se ha interesado por un fular tejido, imagino que habrá muchas cosas que resonarán en su cabeza. Palabras que decimos cuando hablamos de fulares, algunas mas objetivas como la talla y la composición, otras en cambio totalmente subjetivas como el soporte, la frescura…

Entonces, que debemos saber a la hora de elegir el primer fular? Es realmente necesario hacer una tesis previa con todas las opciones que tenemos? Leo casos de mamis que creen que antes de elegir necesitan saber toda la información, que posponen la compra semanas o meses.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Este fue nuestro primer fular,  un Hoppediz, y esa fue la primera vez que lo usamos.

Me gusta hablar del primer fular como de  probar el primer vino. Notaríamos diferencia entre un vino de 3 o 5€ y uno de 200€? Siendo realistas, no. Sentiríais el gusto en el paladar y lo máximo que podríais decir es si os gusta o si no. No notaríais el tipo de uva, ni si ha madurado en barrica, o ni siquiera si está picado.

El primer fular es igual. Lo pruebas, y a lo máximo que puedes aspirar es a decidir si te gusta o no. Y esa respuesta es complicada, porque es muy posible que no sepas responder a  ella. Me gusta pero…. No me gusta en principio, pero… Porque dependerá del momento, de lo bien que esté hecho el nudo, de la respuesta del peque….

Como vas a hacerte una idea de ese fular, si es el primero que usas y no tienes nada con que compararlo. Antes deberemos aprender a anudarlo, para entender como afecta un nudo mal hecho al soporte, como afectan las tres capas a la frescura, que significa eso de que “no se mueve nada”, cuando lo normal las primeras veces en usar un fular es que lo hagamos tan mal que se mueve todo enterito. Si a todo eso le sumamos que has comprado un fular con lino porque leíste que era mejor, que te duraria mas tiempo, y que era mas fresco, lo mas seguro es que no seas capaz de acabar un nudo en condiciones. Y que te sientas mal, insegura, y acabes pensando que el fular no es para ti.

 

Entonces, ¿que debemos tener en cuenta?

  1. Talla: Es lo primero y mas importante. No escatimes en la talla, al principio nos falta tela para acabar el nudo, ya que no sabemos ajustar correctamente. Lo habitual es empezar por una talla 5 o 6, dependiendo de tu complexión. Pero también es posible que necesites una talla distinta si tu idea es usarlo a la espalda con un niño mas mayor, por ejemplo. El primer fular no debería ser menor a una talla 4, que es lo mínimo con lo que anudamos bien “sin saber”.
  2. Composición: Lo habitual y para mi recomendable es empezar con un fular 100% algodón. El lino, el cáñamo, endurecen los fulares, y aunque tengan cosas buenas, cuesta mas anudarlos al principio. Por ello un fular de algodón, fácil de domar, nos dará mejor resultado que una combinación con lino o cañamo. Y una vez ya veamos que esto es para nosotras, y nos hayamos hecho una idea física del fular, como se siente, como se tensa, podremos lanzarnos a otros fulares mas “difíciles”. Mención aparte es el bambú, que es una fibra muy suave  y agradable al tacto, con la que se anuda fácilmente, y puede ser una buena opción para empezar si nuestro bebé es pequeñito. Son fulares amorosos, y aunque no se usan mucho tiempo, son una buena introducción a este mundillo.
  3. Que se ajuste a vuestro presupuesto: Hay fulares desde los 50€ hasta el infinito. Así que lo primero es fijar nuestro presupuesto. Lo habitual es “como no se si me gustará, no quiero gastarme mucho”. Genial, no hay ninguna necesidad de gastarse un dineral. Un fular de menos de 100€ puede ser una perfectisima opción no solo para iniciarse, sino para portear toda la etapa de porteo en muchos casos. Ahora bien, si una vez iniciados queremos lanzarnos a probar fulares, composiciones gramajes… Adelante, y disfrutad! Pero para empezar cualquier fular que se adecue en el punto 1 y 2 y que entre en vuestro presupuesto, os irá genial.
  4. Que os guste: tal vez este es el punto mas importante de todos. Que os guste, que os miréis en el espejo y digáis, si, esa soy yo! Que no sintáis que el fular va en vuestra contra, contra vuestro estilo y estética. De nada sirve que encontremos un chollo si este acaba en el armario sin usar.  Cuidado también con eso de elegir un fular que le guste al papá por si algún dia se anima a usarlo. Preguntaros, quien va a ser el principal usuario de ese fular? El papa se lo compraria de inicio? Puede pasar que lo elijáis a gusto de los dos, y que ninguno lo use, porque al papá no siempre le interesa el fular, prefiere otras opciones, y a mamá no le gusta estéticamente el fular. Y de nuevo acaba en el armario. Elijelo tu, a tu gusto. Si a papá le gusta y se lanza a portear, pues que se compre el uno a su gusto y tan felices!

Y nada, una vez elegido, recordad que los fulares tienen su truco y su técnica, y como mas lo uséis, mejor os saldrá el nudo y el ajuste. Si nos llega el fular, lo probamos, y no  nos gusta lo que vemos en el espejo, porque vemos el nudo mal hecho, al peque bajo… Probadlo de nuevo, y otra vez y otra, e iréis viendo que el fular requiere paciencia y tiempo para cogerle el truco y portear con el.

¡Feliz porteo!


Si te ha gustado esta entrada:

  1.  ¡Suscribe-te a mi blog! (arriba a la derecha)
  2. Sigueme en FACEBOOK!
  3. Deja un comentario.
  4. Comparte con tus amigos, familia, tribu, pareja o con quien quieras!
  5. Gracias por leerme 🙂
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s