Gracias.

Hoy es el primer dia de cole para muchos niños, entre los que se incluyen los míos. Hoy es el último primer dia de cole para Marta en el Pau Delclòs. Hoy es el primer dia del cole “de grandes” para Unai, e Isona empieza ciclo medio. Hoy deseo a todos los niños que empiezan el cole que en sus clases puedan ser felices. Que puedan reír aprendiendo, que puedan llorar de emoción por algo que ven o escuchan. Que puedan jugar libres de  estereotipos y prejuicios. Que puedan jugar con quien quieran, tenga esa persona 5 años mas o 5 años menos que ellos. Que puedan hablar a sus profesores de tu a tu, de igual a igual, sin que eso signifique una falta de respeto. Que puedan ensuciarse, correr y saltar, sin que nadie les diga que están demasiado nerviosos y que mejor se sienten un rato. Que si se caen y se hacen daño, haya alguien dispuesto a darles consuelo y no solo les cure la rodilla.

Hoy deseo que en clase os pongan música. No solo de Bethoween, ni de Vivaldi, también jazz, blues, rock, sardanas y musica escocesa. Todo tipo de música, para todos los gustos, y de todas las tierras.

Hoy deseo que no os obliguen a leer. Y mas aún, que no os obliguen a hacerlo en voz alta. Y mas aún, deseo que si os obligan a leer no os corrijan mientras lo hacéis. Leer es un placer. Si pones el libro dentro de unas rejas, nadie entrará libremente a leerlo. Leer es libre. Y mientras no lo sea, tendremos un problema.

Hay tantas cosas que hoy deseo…

Deseo que mis hijos tengan suerte. Deseo que les toque un maestro o maestra que les acompañe, que camine a su lado. Es posible que alguien del oficio se ofenda por recurrir a la suerte. Si, no es justo. Porque hay grandes profesionales que se esfuerzan mucho y esta frase puede ofenderles. Lo siento. Como madre, siento que demasiado a menudo mis hijos están en manos de la suerte, sin saber si quien estará con ellos uno o dos años estará a la altura.

Así que este post no va de exigencias. Hoy va de agradecer. Porque todo esfuerzo merece un agradecimiento. Porque no solo podemos criticar lo que no nos gusta. Allá voy.

Gracias.

A todos los maestros que cada dia lucháis contra el sistema. Contra un sistema escrito por políticos, que no ve niños, sino cifras. Por un sistema que solo piensa en el resultado, a cualquier precio. El sistema que obliga a nuestros hijos a ser grises, en vez de coloridos. El sistema que les hace pasar por el tubo quieran o no. Y que si tienen el coraje de no pasar, les marcará como niños desobedientes, irrespetuosos, y que no trabajan.

Gracias por hablar bien a nuestros hijos. Por verlos como personas. Pequeñas, si, pero personas. Por hablarles de forma respetuosa, por demostrarles que merecen el mismo trato que cualquier adulto. Merecen que les digan buenos días, que les pregunten que tal el fin de semana. Que se interesen por sus problemas. Que les den derecho a expresarse, que no les silencian con normas, y les acallan con castigos. Gracias. Por darles voz, cuando nadie mas se la da.

Por intentar que sea una clase viva, a pesar de las ratios, de los objetivos, de las normas, muchas absurdas.  Por permitirles dibujar lo que quieran, del color que quieran. Por no decirles que eso no es real, que los arboles azules o rosas no existen. Gracias por comprender que la imaginación es tan poderosa como la realidad.

Por no gritarles. Si, esto es algo duro, porque yo a veces grito. Como madre, y solo con tres, a veces grito. Y se que vosotros lo hacéis también. Yo os doy las gracias por todas esas veces que os controlasteis, que no os dejasteis llevar por la frustración. Por ese grito acallado, y redirigido a buscar una solución al problema. Gracias.

Gracias por tomaros en serio los problemas de la clase. Por no pensar que ya se solucionarán, por no decir siempre que lo hablen en el patio. Por darles herramientas para solucionar sus diferencias, por hacer de mediador cuando hace falta. Gracias por permitirles llorar. Por no ridiculizarlos, por no esconderlos. Por permitir que expresen lo que sienten, sin tacharlos de niños llorones, ni malcriados.

Gracias por saltaros la clase de lengua cuando ha surgido la oportunidad de hablar de algo que nos afecta hoy. Por hablar del abuso, de la muerte, por hablar de los refugiados, de atentados, del miedo… Gracias por daros cuenta de lo importante que es poder salir de la dinámica para tratar temas tan importantes como estos. Por no pensar que no es cosa de niños, por no pensar que ya lo hablarán en casa. Por ver que están preocupados y necesitan hablarlo para sentirse mejor.

Gracias por reíros en clase, por sonreír, por hacer bromas, por contar anécdotas. Gracias por estar con nuestro hijos como si de amigos se tratara. Gracias por pedirles perdón cuando os habéis equivocado. Os aseguro que aunque algunos lo piensen, eso no os quita autoridad. Muy al contrario, vuestros alumnos os ven con mas respeto y admiración.

Gracias. Por no ser uno mas, por no seguir al redil, por cuestionaros las cosas, las nuevas y las de siempre. Por entender que cada niño es distinto y que cada uno necesita cosas distintas y destaca en cosas distintas. Gracias por no exigirles que les guste todo y que se entreguen en todo, porque eso nadie lo hace.

Gracias. Porque año tras año lucháis contra corriente. Y eso cuesta, imagino que debe ser agotador, e imagino que cada año debe costar horrores no dejarse llevar por las prisas y reglas del sistema.

Se que esto no es mucho, un simple agradecimiento de una madre. Se que el vuestro es un trabajo duro. Se que se os respeta poco, tanto unos como otros. Se que hay quien dice que no trabajáis, que os hacéis profes por las vacaciones, que cobráis demasiado. Imagino quan duro debe ser estar todo el dia luchando contra el sistema, y que encima al girarte oigas que hablan mal de ti, de tu sector, de tu trabajo y de tu esfuerzo. Deben dar ganas de tirar la toalla, de rendirse… Os pido disculpas por toda esa gente que generaliza, que no valora y que solo juzga. Os pido disculpas por las veces que yo misma he podido hacerlo llevada por la frustración y la impotencia.Yo solo quiero que mis hijos sean felices en la escuela. Es, de verdad, lo único que quiero. Y es gracias a vosotros, a los que les tratáis bien, que mis hijos, y los hijos de todos, pueden ir felices.

GRACIAS.


Si te ha gustado esta entrada:

  1.  ¡Suscribe-te a mi blog! (arriba a la derecha)
  2. Sigueme en FACEBOOK!
  3. Deja un comentario.
  4. Comparte con tus amigos, familia, tribu, pareja o con quien quieras!
  5. Gracias por leerme :-)
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s